EL TEMPLO DEN NGOC SON, VIETNAM





 El templo Den Ngoc Son esta situado en la cuidad de Hanoi en Vietnam, ocupa una pequeña isla denominada Isla de Jade, dentro del mítico lago  Hoam Kiem o de la espada restaurada.


   Dedicado a los principios taoístas y lleno de sus maravillosos símbolos y representaciones de sus dioses, es un lugar muy bullicioso y lleno de vida pero a la vez parece como si el efecto del mágico lago anula toda tensión y proporcionar a todos los que lo visitan su espacio personal de Paz Espiritual.


   El Taoísmo es un sistema filosófico de vida que nos enseña a observar a  la naturaleza, para conocer el funcionamiento del Universo, lo que nos permitirá alcanzar la Paz y la Armonía dentro estar de nosotros mismos. 

   Basado en las enseñanzas del filósofo chino Lao Tsé cuyas enseñanzas se recogen en el tratado llamado Tao Te King mayoritariamente. En los principios fundamentales taoístas se basan disciplinas tan interesantes para los occidentales como son el Feng-Shui, el Tai Chi, el Chi Kung y  numerosas artes marciales.


   La envidiable situación del templo, ya nos indica que se trata de un lugar muy especial, situado en el lago Hoam Kiem o de la espada restaurada, se cuentan diferentes leyendas, todas ellas preciosas,  sobre una espada mágica de oro que  encontró un pescador llamado Le Loi en el lago,  con ella consiguió  grandes proezas y victorias que le llevaron a ser Rey, diez años después mientras navegaba por el lago surgió del fondo de sus aguas una tortuga gigante que le pido que devolviera la espada al lago, el rey se la entrego y cuenta la leyenda que la gran  tortuga se sumergió con ella en la boca y que aún se encuentra allí…


   Los principios taoistas pueden resultar muy complejos para nuestra mente occidental a lo que hay que añadir la dificultad añadida de la traducción del chino antiguo su obra principal de referencia el Tao Te King, ya que el solo cambio de una coma puede alterar todo el sentido de la enseñanza, pero si se analizan con detenimiento encontramos algunas similitudes con el budismo como en el concepto de vacío o vacuidad. 




El camino del cielo es saber vencer sin combatir,    


responder sin hablar, atraer sin llamar,


y actuar sin agitarse. 


(Extraido del Cap. 73 del  Tao Te King)